martes, 7 de octubre de 2008

La localidad de Marchena reivindica el baile de las “sevillanas de la aceituna”

La Asociación El Roete, de la localidad sevillana de Marchena, quiere recuperar las tradicionales sevillanas marcheneras, que giran en torno a la recogida de la aceituna y el verdeo, y se ha encargado de recuperarlas, recopilar letras y trajes típicos del baile marchenero. Son las únicas sevillanas propias de Marchena y una de las pocas variantes de este baile universal, que se conserva sobre el baile original junto a las boleras.
De gran dificultad técnica, los movimientos de los brazos simbolizan la recogida de la aceituna y los pasos son, en su mayoría, saltados. Las sevillanas marcheneras son la versión rural de las boleras y, probablemente, tuvieron su origen en los cantos de los jóvenes al terminar las jornadas de recogida de la aceituna, una actividad llevada a cabo cada año durante la época del verdeo.
En las boleras el baile es más fino, estilizado, con un ritmo más lento. Por el contrario, las marcheneras son saltadas, rápidas como las correleras y, además, hay que agacharse en todos los cambios de posición, simbolizando la recogida de la aceituna.
El atuendo propio para bailar estas sevillanas también es especial, una indumentaria campesina y de labranza. Las mujeres van con pololos, faldas, con el pelo recogido y cubierto con un pañuelo, a semejanza de la vida en el campo y con alpargatas de esparto en lugar de tacones. Se trata, de esta forma, de un traje que se parece más a los de la jota que a los tradicionales vestidos de flamenca de las sevillanas. Por su parte, los hombres también se atavían con este tipo de vestimenta labriega y con zapatillas de esparto. Otra diferencia con respecto a las boleras reside en su cante. Son siete en lugar de cuatro, con letras que se refieren a la recogida de la aceituna, la feria, hombres galanteando a las mujeres cuando pasan por sus calles.

video

lunes, 6 de octubre de 2008

Ecos de las Marismas incorpora al grupo a un hijo de Faustino (de Los Romeros)

En la noche del pasado sábado, 4 de octubre, se produjo el debut en Ecos de las Marismas del nuevo componente que se incorpora a este ya veterano grupo, formado hasta ahora por José Carrabeo, Francisco Bejarano y Guillermo Calado.
Se trata del joven Faustino, natural de La Puebla del Río, que además lleva el mundo artístico en la sangre ya que es hijo de Faustino Cabello, componente de Los Romeros de la Puebla.
Faustino se estrenó el pasado sábado con Ecos de las Marismas en el espectáculo "Noche Rociera", dentro de la cita "Una pará en Gines", que se celebró en la localidad aljarafeña y contó con la participación de numerosos artistas.
Ecos de las Marismas, que ya se encuentra preparando su próximo disco, ya contó en su primera época con cuatro componentes, cuando Daniel Martínez formaba parte del grupo junto a Francisco, Pepe y Guillermo.
Desde este Blog de las Sevillanas, deseamos toda la suerte del mundo al joven Faustino y a Ecos de las Marismas en su nueva andadura.