ARTÍCULOS

DESDE HUELVA - Juan Miguel Vélez
AMIGO ONOFRE
Desde la última vez que salió esta revista han ocurrido multitud de cosas, buenas y malas, hoy día como están las cosas seguro que más malas que buenas. Pero aquí venimos a hablar de sevillanas y en esta ocasión de mi querido amigo Onofre López, que hace pocas fechas nos dejó para hacerle compañía a nuestra Madre del Rocío en las Marismas Azules del Cielo. Ya hablé en la revista numero 01 un poco de su vida y de su obra, pero no de su persona o nuestra corta relación personal, diez o doce años, en la que siempre demostró su calidad humana.
Me traen recuerdos esos primeros años de convivencia, cuando realizaba el programa “La Taberna” para la televisión local Teleonuba, esa habilidad que tenía para rodearse de los mejores artistas para cantar en directo y saber dirigir un espacio semanal de indiscutible calidad, que estoy seguro no se ha dado en ninguna televisión local. Recuerdo que le decía a mi chico, que por entonces estaba, con 16 años, detrás de una cámara: “Chico sigue así, tú sabes lo que quieres y lo que te gusta, lucha por ello”. Hoy sigue trabajando en la televisión.
Gran amigo de sus amigos, tenía una gran relación con nuestra reunión del Rocío y más de una vez quedábamos a comer el domingo en una casita de campo de unos amigos. Allí siempre nos deleitaba con su arte cantando y tocando la guitarra, el tiempo pasaba deprisa. Fue allí mismo, un fin de semana de éstos, cuando nos presentó unas sevillanas dedicadas a nuestra reunión, “Los Yerbabuenas”. ¡¡ Vaya pedazo de arte que tenia !!!!!!!
En verano, cuando quedábamos un fin de semana en la playa de la Redondela en Casa de Tomás, por entonces director del Coro de la Hdad. del Rocío de Huelva, el rato era inolvidable, esos fandangos cantados con su voz ronca y rasgada o esas sevillanas lentas con su estilo tan especial, los pelos se nos ponían de punta. Más y más cosas se podían contar de este gran artista, pero sabiendo que he abusado de estas líneas para un recuerdo personal y entrañable, no he podido pasarlo por alto, ya que son personas que con su arte y sabiduría musical han logrado engrandecer a nuestra música por sevillanas y al flamenco en general.
ONOFRE, siempre te recordaré.



EL RINCON DE JAVI MONTIEL - Fco. Javier Montiel Guerra
SEVILLANAS, RENOVARSE O MORIR

Todos sabemos de sobra que la música, y en concreto el género de las sevillanas, está atravesando una crisis sin parangón. A las nuevas tecnologías (internet y las descargas gratuitas), la piratería, la desaparición de grupos y solistas consagrados, si a esto le sumamos la falta de creatividad en todos los sentidos (composición, arreglos, innovación…) y al conformismo profesional por parte de algunos artistas, estas causas y algunas otras están llevando al mundo de las sevillanas a “agonizar”.
Desde este humilde rincón quiero aportar un rayo de luz, como se suele decir: renovarse o morir. ¿Qué se puede hacer para que el público consuma sevillanas ORIGINALES? Para incentivar la venta de discos, al igual que la Prensa escrita “regalan” artículos de toda índole para aumentar el consumo de periódicos, las discográficas podrían sacar una especie de Bono-disco, esto sería que todo aquel afi cionado que comprara un número determinado (cinco, diez, quince…) de discos del mismo año o primavera en curso (por ejemplo: sevillanas 2012) se le recompensaría con diversos artículos de merchandising, vale-descuentos para próximas compras, entradas para conciertos y presentaciones de nuevos discos, posibilidad de acudir a una grabación en directo de un disco de sevillanas…
¿Cómo podemos hacer que las sevillanas vuelvan a llenar auditorios, teatros, discotecas o salas de fiestas? Os cuento una idea que me soltó un día mi amigo Francisco de Juan: crear un espectáculo a modo de ópera o zarzuela, pero interpretado por sevillanas, es decir, una obra con su guión (presentación, nudo y desenlace) pero adaptado al ritmo del 3 x 4. Os imagináis, por ejemplo, clásicos como Don Juan Tenorio, Carmen o el Barbero de Sevilla por Sevillanas… sería fantástico, y posteriormente se podría editar en CD o DVD. Se me ocurre otra idea para atraer un nuevo y mayor público a las sevillanas. Al igual que l@s modist@s de nuestro país han aportado su creatividad al mundo de la moda flamenca o varios músicos de otras regiones han realizado marchas de Semana Santa dedicadas a nuestra imágenes y todos ellos sin desmerecer la esencia y la fi nalidad, algún interprete de sevillanas le podría encargar sevillanas a grandes poetas y escritores de nuestra nación, por ejemplo D. Antonio Gala, o adaptar versos de Machado, Montesinos, Murube, Bécquer, Lorca, Buzón, Alberti… al cante por sevillanas, sé que esto no gustará a los autores actuales de nuestro género, pero es lo que pienso y así lo escribo, en la variedad está el gusto y para gustos colores.
Se me ocurren algunas ideas más, sé que desde la barrera los toros son poco o nada peligrosos y muy fácil de ver, pero hay veces que el árbol no deja ver el bosque que hay detrás. Yo desde mi rincón de fiel aficionado al género tengo mi punto de vista que quizás sea muy distinto a los profesionales de las Sevillanas, y aquí lo dejo escrito. ¡Al mal tiempo Sevillanas!



ALMA EN PARTITURA - Pedro J López
HABLAR DE LOS ARREGLISTAS

Cierto es que me ha pillado el toro. Desde la primera publicación de esta revista digital que habla de tan honroso género musical, propuse a su director y amigo Francisco José escribir una serie de artículos que hablaran de esos que están detrás de las producciones y que sin ellos no se entendería el sabor que nos dejan los discos de Sevillanas. Hablo de los arreglistas o, mejor dicho, como aparecen denominados en las partituras de las obras: Arregladores.
También es cierto que unos buenos arreglos musicales sumados a una buena dirección hacen que un trabajo discográfi co aumente su calidad, a la vez que unos arreglos no acordes con lo que se precisa suelen menguar grandes obras, disminuyendo, por consecuente, el nivel de atención prestado a la obra. En esta serie de artículos de opinión personal sólo pretendo, nada más, mostrar la importancia que tiene la labor de los arreglistas, músicos que intervienen, invitando a todos los lectores a escuchar de otra manera esas grabaciones donde se advierten, si prestas un poco de atención, la presencia emocionante de una auténtica orquesta en tus sentidos, diferenciando matices de diferentes instrumentos que hacen ese momento inigualable.
En la mayoría de las producciones actuales todo esto ha ido siendo sustituído por instrumentos virtuales, algunos muy buenos, otros bastante menos, que dan lugar a la intervención de un solo músico en toda la producción, (que también es meritorio, ya que dominar esa técnica con calidad lleva su trabajo y constancia, además de sumarle el gasto que generan los aparatitos, librerías de sonidos, etc…), amén de la intervención en la grabación del guitarrista, porque no hay todavía máquinita que rasguee y haga compás por sevillanas.
Me gustaría que siguiesen este recorrido donde hablaremos de grabaciones donde intervienen músicos como Felipe Campuzano, Jesús Glück, Rafael Trabuccelli, Manuel Marvizón, Juan Acuña, Jesús Bola, José Carlos Seco, Emilio Gallardo y un largo etc., que han determinado un ciclo particular en el tiempo, en el sonido de las producciones discográfi cas de este género de las Sevillanas.
Esta muestra la haremos a través de ejemplos de discos de grupos, solistas y coros editados en diferentes casas discográfi cas como Hispavox, Columbia, Zafi ro, Coliseum, etc., desde Hermanos Reyes, pasando por Los Romeros de la Puebla, Amigos de Gines, Marismeños, El Pali, hasta los más modernos o actuales como Lubricán o Manguara, y no digo más porque me faltaría revista. Sirva este artículo como presentación de esta serie, anunciando que en el próximo número de “Por Sevillanas Digital” hablaremos de algunas de las producciones en las que intervino el gran compositor e intérprete pianista Felipe Campuzano.


DESDE HUELVA - Juan Miguel Vélez
NUEVOS AIRES DESDE HUELVA

Somos muchos los que llevamos diciendo desde hace tiempo que hay que apostar por la juventud en este difícil mundo de las sevillanas. Esto no quiere decir que la veteranía no sea un grado, que lo es, y sabemos que el arte, la profesionalidad y la buena música no entiende de edades. Pero si es verdad que en ellos, los jóvenes valores, está el futuro de este mundo que a tantos, como a mí, nos apasiona.
Gracias a Dios no dejan de salir nuevas promesas, muchas ya realidades que nos hace pensar que, pese al poco apoyo de la mayoría de los medios de comunicación, léase radio y televisión principalmente, el mundo de las sevillanas está vivo.
Después de esta pequeña introducción, también queja, quiero traeros a las páginas de esta revista a dos jóvenes grupos de Huelva que vuelven a grabar para este 2012: Aires de Huelva y Cantares de Huelva. El pasado año ninguno de los dos sacaron discos al mercado y para estos nuevos trabajos vienen apostando fuerte también por jóvenes compositores como José Antonio Espinosa, José Antonio Sánchez de Paco, Manuel Jesús (Tachu), Carlos Arenas, Emi Losada, Carlos Quintero, Francisco José Pavón, etc. Los Estudios de grabación también han cambiado para ambos grupos, siendo los elegidos por parte de Cantares los Estudios Bola, y Aires de Huelva los Estudios Rever de la capital onubense, donde ya han grabado un primer tema el grupo Manguara y Marismeños está a punto de entrar en los estudios, todo con grandes medios técnicos, buenos profesionales y músicos con juventud y experiencia, que seguro van a impregnar estos trabajos de frescura y nuevos aires.
Los arreglos musicales del disco de Aires de Huelva correrán a cargo de Joaquín Brito y contarán con la participación de Juan Carlos Díaz, José Carlos Roca, Pedro Vinagre, Emi Losada, toda una garantía de profesionalidad. En el caso de Cantares de Huelva, los arreglos serán de Jesús Bola, que estará acompañado por Paco Cruzado, José Mena, Antonio de Huelva, Fernando Conde, y la colaboración de Las Niñas de la Manola, Onuba, Marismeños y Requiebros.
Mucha suerte a los dos para esta nueva aventura musical, tengo la seguridad de que esos trabajos que verán la luz van a hacer las delicias de los buenos afi cionados a la música por sevillanas.


EL RINCONCITO DE JAVI MONTIEL - Fco. Javier Montiel Guerra
EL ADIÓS DE LOS MAESTROS

Se despidió el año 2011, y tras él se llevó “La Gran Fiesta de las Sevillanas” de Cantores de Híspalis, en su primer volumen; “La misa Rociera” de Ecos del Rocío; los popurrís de Onuba y Amigos de Gines; la consagración de Paco Candela o Malandar; la esperada vuelta de Lubricán; el nacimiento discográfi co de Melhaza, Ilusiones Rocieras y por sevillanas de Manuel Durán. También el 2011 se lleva tras de sí un disco más de Brumas, El Mani, Las Carlotas, María de la Colina, Ecos de las Marismas, Manuel Orta, Manguara, Requiebros, De Caramelo, Raquel Morey o Almazara.
Se marchó el año y nos dejó la ausencia, en el mercado, de Los Marismeños, Soles (por causas mayores), Salmarina, Los del Guadalquivir, Aljarafe, Cantares de Huelva, Juan Valladares, Voces del Pueblo, o Menta y Romero.
Pero, sobre todo y todos, el año 2011 será recordado por ser el año elegido por la formación mítica llamada “Los Romeros de la Puebla” para anunciar su retirada tras 45 primaveras consecutivas regando de arte y coplas cada rincón de Andalucía, España y la Humanidad.
Los Romeros de la Puebla han sido grandes y ejemplares desde sus primeros ensayos en el “soberao”, allá por 1966, pasando por la capacidad de aguante y tolerancia entre ellos para mantener la misma formación original durante todos estos años, y grandes también hasta para decir “adiós”, como mejor saben hacerlo: cantando. No quiero, ni puedo, imaginar cómo será la primavera de 2012 sin el disco de “Romeros” en las vitrinas o stand de los grandes almacenes, sin sus alabanzas a la Virgen del Rocío y su camino, sin los piropos a la mujer andaluza o a Sevilla y sus pueblos, y como ya tuve la fortuna de recitarles una vez: Escuchando a “Los Romeros”, nos colocaremos los zahones y el sombrero y desandaremos las vereas en una mañana de Mayo, detendremos el tiempo en una pará en el camino, con el abuelo y los rocieros ausentes que nos llevarán a un Rocío de hace mucho tiempo ya, y aunque todo termina en la vida, por una mala partía, más de uatro veces, las fantasías están en los rincones del sueño, en los sueños onde Sevilla tiene algo, o el cántaro se rompió sobre los cristales, y con una carta a Manuela le diré abrázame y no te olvidaré.
¡Romeros forever!
 

EL SOBERAO - Francisco José Pavón
LA TRIBU DE LAS SEVILLANAS

Son (somos, porque yo me meto también) más de lo que parece. Quizá porque no hacemos mucho ruído, porque preferimos simplemente escuchar y disfrutar con una buena sevillana.
Digo que somos muchos los que formamos parte de una tribu especial, (algunos hasta nos pueden llamar raros), los que no podríamos pasar un día sin escuchar una copla del Pali, sin emocionarnos con Los Hermanos Reyes o Los Romeros, sin volver a poner aquel disco de vinilo de Los de la O, Marismeños o Amigos de Gines...
Somos una tribu que hace tiempo dejamos de conformarnos y ya alzamos la voz en contra de la injusta ausencia de nuestro género en los medios públicos, que nos contamos todo lo que sabemos de las novedades de los grupos y sus trabajos, que nos tomamos una cerveza en una tertulia en la que el tema no puede ser otro que nuestra sevillana.
Somos muchos, cada caso un mundo, y pido perdón a quienes se me olviden en estas líneas. Pero me imagino a Juan Miguel Vélez en su Huelva aspirando los sabores salineros de lo nuevo de los artistas choqueros.... Y ese Javi Montiel disfrutando como un loco cada vez que rompe el plástico de un nuevo cd de sevillanas que va a estrenar como un niño con zapatos nuevos... Me imagino a José Antonio Espinosa soñando coplas propias cada vez que paladea los versos de los autores a los que admira.... y a Sánchez de Paco bordando la poesía perfecta con las más bellas palabras del amor y el desamor... Y me imagino a Pedro López en Andújar, y Francisco Moreno en Córdoba, y Alonso Mariñas en Almendralejo.... todos enamorados de una música que enamora. Y me imagino a Eusebio Cruz, en su puesto de la Once, cantando por sevillanas el “cuponazo” que nos alegre el día.... o atento a la radio que ya empieza a poner las coplas nuevas....
La Tribu de las Sevillanas está llena de grandes historias, de grandes amores que tienen detrás muchos sinsabores y esfuerzos. De grandes personas que luchan contra molinos de viento por el simple hecho de querer con todas sus fuerzas a un género musical. Confieso que cada día me siento más orgulloso de formar parte de esta tribu.


DESDE HUELVA - Juan Miguel Vélez
ONOFRE

“Blanca y Azul”, “Del color del Caramelo”, “La Toña y la Malena”... quién no recuerda o ha cantado estos temas ya clásicos del mundo de las sevillanas y que, como muchos temas, siguen en la mente de los buenos amantes de esta música tan universal.
Compositor, poeta, pregonero, flamencólogo, presentador de radio y televisión, cantautor... y de Huelva, muy de Huelva, más que los Chocos o la Ría, más que el Muelle del Tinto o el Monumento a Colón, ya nos lo recuerda en los títulos de sus discos: “Mi Huelva lejana y Rosa” o “Desde el Muelle de Levante”.
Hablamos de ONOFRE LÓPEZ. Incansable en su trabajo de potenciar y promocionar todo lo que suene a la música de nuestra tierra, a las sevillanas y al flamenco en general, en todos sus años de vida, siempre ha estado vinculado a nuestras tradiciones musicales. Programas en la televisión como “La Taberna”, el programa más seguido nunca en una televisión local, o cerca de treinta años en las emisoras de radio con programas dedicados al flamenco, convenciones, charlas, pregones, música y más música ha sido la sintonía de su vida.
De nuevo por estas fechas vuelve a la carga con dos nuevos proyectos. El primero, la publicación de un libro que recogerá todos sus temas, tanto los grabados por otros intérpretes como por él mismo. Sevillanas, fandangos, y otros estilos de cantes flamencos, además de un apartado de poemas inéditos así como otros muchos temas que no han llegado a publicarse, tendrán cabida en esta obra. Además del libro, con un contenido extenso donde se puede vislumbrar los años de trabajo, ya está en marcha la remasterizacion de los tres trabajos discográficos que grabó tiempo atrás, en un tríptico, y que irá acompañado con un libreto adjunto que explica su contenido y la historia vivencial de los temas.
Dos proyectos cuyos beneficios irán a parar a la Fundación Onubense de la Lucha contra el Cáncer. Ya es público y notorio en el estado en que se encuentra y su lucha personal contra esta enfermedad. Habrá que estar atentos a estos acontecimientos que se intenta que vean la luz este mes de diciembre y que estoy seguro harán las delicias de todos los amantes de la sevillanas y del flamenco en general.


EL RINCONCITO DE JAVI MONTIEL - Francisco Javier Montiel Guerra
LAS PEQUEÑAS COSAS DE FRANCISCO PALACIOS

Cuentan del Trovador de Sevilla –como lo apodó Antonio Burgosque cuando éste llegaba a un pueblo, barreduela o pedanía, paraba en la gasolinera más cercana y se informaba sobre los nombres del Patrón o Patrona y sobre sus fi estas más destacadas. Dicha información las metía en su coctelera con gafas de culo de botella y tras agitarlas unos momentos daba como resultado un cóctel lleno de ingenio y gracia en forma de Sevillanas o Fandangos, que posteriormente en la actuación Paco daría a probar a todos los asistentes, quedando éstos hechizados del embrujo y el duende de ésta pócima de Arte.
Si Paco levantara la cabeza, él que tanto denunció en forma de seguidilla la pérdida de las tradiciones y de la gracia sevillana o la muerte de su Alameda, y comprobara en primera persona: Las setas que le han levantado a los Donantes de flores de la Encarnación, la remodelación insulsa de la Alameda, el nuevo Tranvía del Siglo XXI con el recorrido más corto de toda Europa, el estado de abandono en el que se encuentran los Parques, jardines y fuentes, o sólo con ver el macro proyecto que está desfigurando el perfil del Río Guadalquivir como es la Torre Pelli, nuevamente daría con su espalda en el nicho o se hundiría en las aguas de Bajoguía -donde depositaron sus cenizas- del tremendo sofocón que se llevaría al comprobar que en poco más de 20 años de su fallecimiento, la cantidad de atrocidades o desvaríos ha sufrido su querida y soñada Sevilla.
Uno de los grandes logros de nuestro Pali era conseguir con gran rapidez conectar con el pueblo para que éste aprendiera sus coplas. Paco conseguía con sólo cuatro versos calar más que otros autores con dos folios. Con esa forma de componer tan sencilla y directa fue capaz de cantarle a: los Donantes de Flores, al padrino bombero, a las Cruces de Bonares, al Bizco Amate, al Zeppelín, a las palanganas de la Cartuja, a las papas con bacalao, a la Tercera Edad, a los cafés cantantes, a su bandera de España, a la hora que entraba Sanlúcar en la aldea, al tranvía de la Puerta Real, al pañuelo rociero, al pollo, a la Murga, a la niña que tuvo Sevilla, a Pepe el Escocés, a las Cigarreras de la calle San Fernando, al balcón de la Siete Puertas, al cine mudo o a los Hércules de la Alameda (que si antes no se reían… imagínense ahora) o Vicente el del canasto.
Afortunadamente nos legó su obra. Para todo aquel que desee y tenga sed de conocer la Sevilla de finales del siglo XIX y las primeras décadas del XX, no tiene más que conseguir los discos de nuestro Trovador de Sevilla y relator de un tiempo en el que la ciudad del Betis estaba impregnada de personajes y gracia costumbrista. Aquí os he dejado varios ejemplos de las pequeñas grandes cosas de este genial Artista del Arenal, pequeñas como sus gafas, o como su corbata y grandes como la Sevilla que nos retrató tras sus lentes de aumento y la pasión con la que vivió cada momento de su vida, la vida según: Francisco Palacios Ortega “El Pali”.


EL SOBERAO - Francisco José Pavón Arellano
LA CINTA DE LOS HERMANOS REYES

Ocurrió en un viaje que hice en el año 1998, para participar con el Coro que entonces dirigía en un evento denominado “Otoño Flamenco” en la localidad de Vauvert, en el sur de Francia. Ibamos dos coros de mi pueblo de Valencina, junto a componentes de la Peña Flamenca local, que teníamos que actuar en dicho evento.
El día señalado, por la mañana, hicimos una visita turística a un pueblo cercano, y algunos de los presentes quisimos adelantar la vuelta a Vauvert para preparar las actuaciones. Un amable amigo francés se ofreció para llevarnos en su coche. Éramos los expedicionarios José María Pérez Orozco, Rufino de los Reyes, Francisco Barrera “El Titi” (muy conocido su bar en Valencina), y un servidor.
En el trayecto, en medio de la agradable tertulia flamenca que no tenía más remedio que surgir con la sabiduría de Pérez Orozco y la afición del Titi, al amigo francés no se le ocurrió otra cosa que encender la radio del coche y presumir de sus conocimientos flamencos y su amor por la música de nuestra tierra. El hombre, con toda su buena fe, puso una cinta cassette de una conocida artista de moda, y empezó a contarnos las excelencias de nuestras sevillanas, que eran muy alegres y que les gustaba mucho allí.
La conversación, que anteriormente iba por don Antonio Chacón, Vallejo y el Gloria, derivó con rapidez a las sevillanas, y Pérez Orozco nos empezó a contar cómo consiguió traer un año a Manuel Pareja Obregón a la Bienal de Flamenco de Sevilla, y la magia que se vivió en aquella noche por sevillanas en el patio del Alcázar. De pronto, Rufino de los Reyes sacó de su bolso de viaje una cassette, y le dijo al francés que quitara la que había puesto, y que pusiera esta otra. Así, por aquella carretera de la Camarga francesa, empezaron a sonar de repente las voces impresionantes de Los Hermanos Reyes al compás de las sevillanas. Ya la conversación no tuvo más remedio que terminar, porque en aquel instante no había lugar más que para deleitarse con las voces poderosas de Diego y Miguel de los Reyes, los embajadores de Castilleja de la Cuesta por el mundo del arte. Y así fue como aquellos expedicionarios por tierras francesas llegaron a Vauvert escuchando las sevillanas en aquella vieja cinta de cassete de Los Hermanos Reyes



DESDE HUELVA - Juan Miguel Vélez
NACE RADIO SEVILLANAS

La idea de poder escuchar sevillanas a cualquier hora del día o cualquier día del año era allá por el año 2005 algo impensable, a no ser que te pusieras tu propia música en tu coche o en tu casa. Eso era algo que para mí era habitual pero imposible de encontrar en las radios convencionales o en internet. 
Un buen día de ese año, mientras hacía unas modificaciones en la página web de la empresa familiar, a la vez que escuchaba, como siempre, música por sevillanas, pensé que por qué no emitir desde esa página música que acompañaran a los visitantes, y ni corto ni perezoso monté una pequeña radio en casa, con un servidor de intenet doméstico y trasmitiendo para tan sólo 9 oyentes máximos. Ese fue el principio de todo.
Con el reproductor Winamp, poca velocidad de conexión a internet y todos los sonidos del PC mezclados a veces con la música, acompañaban a diario la programación. Pero transcurrían los días y veía como se conectaban los oyentes, pasaban mas días y recibía correos electrónicos de distintos lugares del mundo y eso me animaba y me daba más fuerza, así que a principios de 2007 se crea la web de http://www.radiosevillanas.com/  , empezando a emitir desde ella, ¡ya se podían conectar hasta 15 oyentes simultáneos!, me parecía un gran progreso. Tuvo que pasar otro año y medio para que el cambio total se produjera, una buena banda ancha de conexión a internet, una página web totalmente remodelada, la que hoy vemos, una empresa especializada para que trasmitiera la señal que yo le enviaba, muchas horas detrás del ordenador y dinero, maldito dinero, lo que cuesta todo, pero merecía la pena.
Aunque muchas cosas han ocurrido en todo este tiempo, siempre hay cosas que marcan, el primer grupo que se pone en contacto con Radio Sevillanas, MALANDAR, el querido amigo Antonio González me envía un correo pidiéndome la dirección para enviarme su disco salido al mercado para que se escuche en la Radio, nunca se me olvidará. O los mensajes de los emigrantes en el extranjero: “a veces pienso que sois el único vínculo que me queda con mi querida tierra”, me escriben. Cada llamada de teléfono, cada correo electrónico, cada comentario es la gasolina que mueve a Radio Sevillanas a seguir existiendo.
Ya en este 2011 más cosas han cambiado, nuevos software para la edición y la transmisión de la señal, mejor ancho de banda, dos empresas con distintos servidores para intentar estar siempre sonando, estamos en facebook y en twitter y por supuesto la posibilidad de que más de 4.000 oyentes simultáneos nos puedan oir. Y ya lo dije antes, si que merece la pena, todo por las sevillanas.

¡¡QUE VIVAN LAS SEVILLANAS!!



EL RINCONCITO DE JAVI MONTIEL - Francisco Javier Montiel Guerra
A MODO DE PRESENTACIÓN

Hola sevillaneros, soy vuestro amigo Javier Montiel, un humilde recopilador y estudioso del género de las sevillanas, ese género que por suerte hoy en día –y ya resulta difícil- sigue sacando al mercado discográfico cada primavera más de 40 discos.
¿Cómo presentar mi rinconcito o sección en este proyecto tan ilusionante como ambicioso? Ilusionante por lo concerniente a los “locos” que estamos metidos en esta revista online, y ambicioso por lo difícil que resulta en estos momentos crear algo referente al mundo de la música y más concretamente en las Sevillanas.
Os puedo comentar que en mi “Rinconcito” habrá de todo un poco, un día os hablaré de algún grupo en particular, otro sobre algunas sevillanas que tengan una curiosa historia por detrás –los pinos o se quejan los pinos- , también trataré de recopilar algunos versos de “arte mayor” que por supuesto hay muchos dentro de nuestro género –un pintor que pintaba muy pinturero / el color de los labios con caramelo- , o trataremos pequeñas biografías de autores o intérpretes, reflexiones sobre el momento o los momentos vividos por este apasionado mundo de las Sevillanas –el auge, el barroco, el boom, la decadencia, el resurgir…- Disfrutaremos al mismo tiempo que aprenderemos de la historia, tradiciones, leyendas, mitos de nuestra querida cuidad de Sevilla, de Andalucía y hasta de España y el Mundo, como en “El vuelo de los juglares” de Cantores de Híspalis de 1989; nos preguntaremos ¿a quién iban dirigidas las dedicatorias que el Pali hacía en la introducción de muchos de sus temas? Quien no recuerda… “Pa´mi compadre Braulio, que lo quiero”, “pa’ Faico y mis niños”, “Ole, los patios bonitos de Reyes Romero”, “p’al Melli, costalero de Triana en la gloria y pa’ sus nietos”... y así innumerables dedicatorias que el genial Pali hacía en sus discos. También nos deleitaremos con las Sevillanas Flamencas, sí Flamencas porque algunas de ellas están metidas por tanguillos, alegrías o rematadas por martinete, del prodigioso grupo de Sanlucar de Barrameda “Sal Marina”, cantándole a un sin fi n de temáticas salidas de la extraordinaria creatividad de los hermanos José Miguel Evoras e Isidro Muñoz; la cadencia de Gines; el Rocierismo de los grupos de Huelva; la ilusión de los grupos y solistas noveles también tendrán su hueco.
Y para fi nalizar esta presentación, agradecer a Francisco José Pavón la confianza depositaba en mi persona para colaborar en tan prometedor y exclusivo proyecto en defensa y difusión del cante folclórico más importante de todos los tiempos: Las Sevillanas.





EL SOBERAO - Francisco José Pavón
LOS PINOS DEL COTO


Nací con ellos dentro. Ya llevaban en Gines varias primaveras cantándolos, desde que Alfredo Santiago se quedó sin ir al Rocío y se puso a escribir el prólogo de la que sería la historia de la sevillana rociera de Gines, cuando la poesía se hizo copla y la copla rezo, y el rezo se hizo cante. Cuando Juan Antonio Hurtado quiso compartir sus versos y Alfredo los llenó de cadencias nuevas con su guitarra, por medio, y los hermanos Luis y Carlos Baras completaron la combinación perfecta para el parto de una historia que no sabían hasta dónde iba a llegar.
Ya Gines los cantaba, como cantaba aquellos misterios por sevillanas, según el “Quinto Evangelio”, el de un pueblo que aprendía a rezar cantando y que no imaginaba que estaba creando unas formas nuevas para hacer catecismo con guitarras dentro de la iglesia... y rezaban el Rosario cantando sevillanas.
Ya los llevaba dentro, cuando aquel verano del 70, en los brazos de mi madre, no había nana que me durmiera que no fuera un “Lloran los pinos del coto / despidiendo a las carretas...”
Por eso conservo como un tesoro aquello que decían era un disco, con dos cortes por cada cara, y que para mí no era un disco sino mi primer recuerdo como amante de una imaginaria mujer que desde entonces ya me acompañó de por vida: la sevillana.
Aquella letra y aquella melodía, aquellas cuatro sevillanas que desde entonces llenaron mi corazón del rociero que nacía desde la cuna familiar. Aquellas coplas que empecé a cantar por los caminos de mi pueblo, cuando por mayo acariciamos las marismas para encontrar a la Madre del Rocío....
Aquellos “pinos del coto” ya siempre me acompañaron en mi vida, como banda sonora eterna en mi alma. Ahora, al escucharlos, todavía tienen más sentido y más significado para mí, porque cuando escucho esas coplas estoy recuperando lo que perdí con los años, lo que se me fue... (ya no están muchos de aquellos / pero está lo que dejaron...)
Nací con ellos y no se despegaron ni me despegué nunca de su vera. Siempre al son y a la cadencia de Gines. “Lloran los pinos del coto / despidiendo a las carretas..... Todo se va terminando / como un sueño que se aleja / pero la Blanca Paloma / en mi corazón se queda”.




* Si quiere enviarnos sus artículos para incluirlos en nuestra Revista digital, pueden hacerlo al correo porsevillanas@movistar.es